Exposiciones

Pied à terre

Inauguración: miércoles 3 de octubre, 2018. 

Galería Elin Luque y Galería Cecilia Gómez Haro

VIRGINIA CHÉVEZ
LA ESPIRAL QUE SE UNE A SÍ MISMA

Claro, oscuro
Vacío, lleno
Un respiro como suspiro
Al final, movimiento
(Sumi-e, el Arte de la pintura japonesa)

La pintura de Virginia Chévez es la expresión silenciosa de un mundo interior de una profunda espiritualidad. Es un camino de meditación en el cual la artista busca, a través de la frescura y la pureza, captar formas de la naturaleza para representarlas desde su esencia más profunda. El objetivo de Virginia no es reproducir realísticamente con gestos estereotipados, sino captar la esencia de las imágenes volviendo su mirada al interior, a partir de la expresión de los matices de su alma. "Antes de pintar un Bambú tiene que crecer dentro de uno", reza el poeta chino Su. Dongpo.
La pintura de Chévez me remite irremediablemente a las tradiciones orientales de pintura de paisajes que reflejan el espíritu de contemplación más que el objeto contemplado. Pienso en el pintor chino-francés Zao Wou-Ki, el gran maestro de la abstracción lírica del siglo XX que dedicó toda su vida a "inventar la ligereza", según sus propias palabras. Para él, la "ligereza" que buscaba estaba vinculada a la posibilidad de captar lo etéreo y plasmarlo en sus lienzos plenos de poesía. Veo en los trazos libres de Virginia Chévez – a un tiempo contenidos y explosivos- ese ritmo poético de la ligereza que hace hablar al silencio en un diálogo de colores sin principio ni fin. Sus trazos son soplo y vida, uno y múltiple, yin y yang: Mar-Tierra-Aire-Fuego... Expresión de sus cosmogonías internas, viaje al interior de la realidad otra: la pintura como una prolongación de su búsqueda filosófica.

Germaine Gómez Haro
 

Catálogo impreso Catálogo virtual

United Kingdom gambling site click here